Agentes de la Policía de la Generalitat- Mossos d’Esquadra de la comisaría de Ciutat Vella y de la Guardia Urbana de Barcelona han desmantelado desde principios de año y hasta la fecha un total de 56 puntos de venta de sustancias estupefacientes en el distrito de Ciutat Vella, mayoritariamente en el barrio del Raval, y han detenido a 59 personas vinculadas con delitos de salud pública por tráfico de drogas en el entorno de estos domicilios.

Actualmente, los investigadores trabajan sobre una decena de domicilios en la que se sospecha que se están desarrollando actividades relacionadas con el tráfico de drogas. En este caso, las investigaciones están judicializadas y en las próximas semanas se llevarán a cabo las intervenciones policiales para desmantelarlas.

La presión policial que los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana realizan en torno a estos inmuebles, algunos de ellos ocupados ilegalmente y otros no, ha supuesto que el consumo de drogas se visualice en la vía pública. Y es que la aparición del fenómeno de los narcopisos que se dio con mucha fuerza en 2017 y 2018 y las investigaciones policiales que se realizaron para desmantelar este tipo de inmuebles donde el consumo se realizaba en el interior ha supuesto un desplazamiento a la calle de consumidores, principalmente las personas adictas a la heroína, a las calles. Actualmente, el fenómeno de los narcopises en el barrio del Raval es residual.

El último dispositivo relevante fue el caso Coliseu, en 2020, con 40 intervenciones simultáneas (35 pisos y 5 locales), que se centró en la desarticulación de un grupo criminal que se dedicaba a la venta de heroína sobre todo en la vía pública, fenómeno que aparece cuando se neutralizan de forma contundente los narcopisos. El balance fue de 59 detenidos, de los que 20 ingresaron en prisión.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.