La Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada (FEMDO), vincularon a proceso a 37 personas por su probable responsabilidad en los delitos de posesión de cargadores y cartuchos exclusivos del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, y, además, por asociación delictuosa. En Michoacán, los procesados están ligados al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y fueron detenidos en un narcocampamento.

La detención de los presuntos sicarios se dio a conocer en julio y tuvo lugar al este de Michoacán en la comunidad el Caracol del municipio de Ciudad Hidalgo, en ese lugar se encontraron 35 fusiles de asalto de alto poder. Otras fuentes señalaron que se trataba de miembros del CJNG, ya que hay disputas en la zona entre el Cártel de los Correa y extensiones de la Familia Michoacana.

Los presuntos sicarios detenidos y, ahora procesados son identificados como Fabian “H”, José “A”, Rigoberto “V”, Carlos “V”, Eduardo “B”, Héctor “A”, Brayan “A”, José “G”, Héctor “A”, Salvador “A”, Edgar “A”, José “G”, José “S”, Leonardo “H”, Juan “O”, Juan “C”, Daniel “P”, Víctor “A”, Jesús “R” Alejandro “E”, Javier “G”, Pastor “G”, César “S”, Víctor “A”, Mario “M”, Roberto “Z”, José “F”, Luis “G”, Felipe “G”, Alexis “V”, David “G”, Jesús “G”, Francisco “L”, Fernando “H”, Cutberto “G”, José “R” y Ezequiel “V”

El Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Michoacán dictó como medida cautelar, prisión preventiva oficiosa, quedando internos en el Centro Penitenciario, en Morelia, Michoacán. Además, fijó un plazo de dos meses para la investigación complementaria.

De los 37 presuntos integrantes del CJNG, más de la mitad son hombres que cuya edad va de los 14 a los 27 años y muy pocos rebasan los 30 de edad. Según reportes militares uno de los arrestados de ese momento era apenas un adolescente pero se encontraba entre los civiles armados en un narcocampamento.

En el operativo, los señalados sicarios Intentaron escapar cuando notaron la presencia de miembros del Ejército, sin embargo, fueron interceptados de inmediato, ya que se estableció un cerco de seguridad y elementos de la Guardia Nacional desplegaron uno de sus helicópteros para vigilar desde el aire.

La Sedena aseguró que no realizó ningún disparo. El operativo sucedió en inmediaciones de una zona boscosa, cerca de lo que parecía una casa de seguridad en una colina junto al llano. Los supuestos operadores del CJNG fueron acostados bocabajo con las manos esposadas y semidesnudos.

En otro momento, en Sahuayo, el pasado julio se decomisó un arsenal de 27 fusiles, una Barret, una subametralladora y chalecos, además de camionetas blindadas, granadas y miles de municiones que presuntamente iban destinadas a sicarios del “Mencho”. Todo comenzó cuando militares efectuaban labores de patrullaje por la zona, cuando detectaron a los sospechosos y se acercaron para descartar cualquier delito.

Agentes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) decomisaron armas de grueso calibre que servirían para reforzar al CJNG. El aseguramiento tuvo lugar en las inmediaciones del hotel Casahi, sobre la carretera Sahuayo-Jiquilpan, lugar donde también fueron detenidas tres personas supuestamente integrantes del CJNG.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.