Jesús Calleja Clemente, Comandante Calleja y/o el Chucho, pasó de amenazar con colgar a integrantes de la Marina a enfrentar cargos vinculados con los Rusos en Guerrero, presunto brazo armado de José Gil Caro Quintero, conocido como Don José, Jogil, o el Pelo Chino, lugarteniente del Cártel de Sinaloa.

Del poderío presumido en la denominada Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), ahora el Comandante Calleja tiene al menos seis órdenes de arresto, entre ellas, las de homicidio calificado.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) lo ubica en siete carpetas de investigación vinculadas con asesinatos, además de secuestros. Presuntamente, Calleja Clemente tiene nexos directos con la organización criminal de los Rusos que disputan la venta de drogas y extorsiones en Acapulco.

La célula delictiva fue denominada de esa manera por el alias de Orlando Rodríguez Soriano, el Ruso, considerado jefe de plaza en el puerto turístico que dominaran los Beltrán Leyva en conjunto con el Cártel de Sinaloa antes de 2010. Ahora, las intervenciones indirectas de este último grupo criminal serían mediante la UPOEG.

(Foto: Twitter/@antoniosolanoa)
(Foto: Twitter/@antoniosolanoa)

El Comandante Calleja se mantenía impune. Las denuncias contra esta policía comunitaria abarcan cobro de cuotas a comerciantes o transportistas. Los bloqueos de su base social se intensifican ante la operativos contra otros cabecillas y con plena autoridad se han enfrentado a balazos contra agentes militares.

De acuerdo con datos de la SSyPC, el líder de la UPOEG dirigía la facción encargada de someter a los pobladores para operaciones de narcomenudeo, extorsiones, así como ajustes de cuentas contra rivales de los Rusos.

Para ello han establecido retenes en la carretera federal Acapulco – Pinotepa Nacional, donde cuidan el ingreso de las autoridades, para que no se vean afectads los intereses del grupo criminal.

Apenas este 8 de julio fue localizada una cabeza humana con advertencias al gobierno, a quienes amenazaron de alinearse o seguirán las represalias. El narcomensaje que acompañaba la extremidad hallada en Acapulco fue firmada por un supuesto Comadante 18 en respaldo a los Rusos.

Pese a que la UPOEG se ha consolidado como guardia de civiles, los informes señalan que está infiltrada por grupos del crimen organizado cercanos al Cártel de Sinaloa. El 5 de julio reciente, el Congreso de Guerrero avaló un proceso de depuración que permita dejar fuera a quienes están coludidos con el narco.

Ambos indicios son determinantes: el nexo existe, se ha reconocido y el Comandante Calleja es pieza clave de ello en la célula que responde al Chino Quintero, sobrino de Rafael Caro Quintero, el Narco de narcos.

La supuesta influencia del familiar de Caro Quintero también se ha indicado en Quintana Roo, desde donde operaría el traslado de cargamentos de drogas que llegan vía aérea. Su zona de dominio se incluyó en Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Campeche y parte de Tabasco.

Pero en Guerrero estaría apoyado por la UPOEG, que mantiene controles sobre la llamada Costa Chica en los municipios de San Marcos, Tecoanapa, Florencio Villarreal, Ayutla de los Libres, Cuautepec, Copala, San Luis Acatlán, Marquelia, Juchitán, Cuajinicuilapa, Azoyú, Ometepec, Igualapa, Tlacoachistlahuaca y Xochistlahuaca.

El sobrino del Narco de Narcos estuvo detenido durante 11 años, de 2005 a 2006. Luego de ser liberado se volvió lugarteniente de relevancia de su tío, hasta asumir dominio en el Pacífico guerrerense y de Oaxaca, donde también han caído sus operadores.

De acuerdo con las investigaciones, el Pelo Chino y/o Chino Quintero tiene a su disposición lanchas rápidas, así como aeronaves para transportar cocaína proveniente de Sudamérica. En un reporte de abril pasado, la SSyPC aseguró que este sujeto responde al Cártel de Sinaloa.

En aquella ocasión se informó del arresto de siete de sus integrantes en Pinotepa Nacional. Se trata de Silver Idael “N”, Edgardo “N”, Edgar Fortino “N”, Felipe “N”, Bruno “N”, Carlos “N”, e Iván de Jesús “N”, quienes fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República.

Según la dependencia federal, estos narcos operaban para el Chino Quintero, quien fue designado para actividades estratégicas en la ruta del trasiego de drogas que pasa por Oaxaca y la Costa Chica de Guerrero.

En ese entramado entró el Comandante Calleja, quien estaba seguro de su imperio al retener dos patrullas de la Secretaría de Marina Armada de México el 4 de mayo pasado, cuando los agentes federales detuvieron a un sujeto con uniforme militar.

“La verdad te pensaba manear (amarrar) y ponerte en el puente carnal”, advirtió a un elemento de la Semar, tras intervenciones del alcalde de Marquelia, Lincer Casiano Clemente.

Pero finalmente fue detenido el 28 de junio con seis sujetos más, luego de que protagonizara una balacera contra las Fuerzas Armadas en la misma alcaldía que consideraba su bastión operativo. El arresto generó bloqueos en diferentes puntos de Acapulco y la Costa Chica.

SEGUIR LEYENDO:

Cártel de Sinaloa en Oaxaca: cayeron siete de la célula del “Chino” Quintero
El cínico regaño de la policía comunitaria de Guerrero a un elemento de la Semar: “Te pensaba amarrar y poner en el puente”
“No se permitirá el abuso de los militares en Acapulco”: por qué existe conflicto entre las policías comunitarias y las fuerzas armadas

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.