Javier Adrián Beltrán Cabrera, el Javi, Pedrito, Pit y/o el Puma, es señalado como lugarteniente del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y principal sospechoso por la ola de violencia que azotó con decenas de narcobloqueos en Baja California en las últimas horas.

Este sujeto no es alguien nuevo en el mapa criminal, está identificado desde principios del año 2000 como integrante de diversos grupos del narcotráfico que se disputan la entidad fronteriza para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos, principalmente desde Tijuana.

El Javi y/o Pedrito ha pasado de las filas del Cártel de los Arellano Félix, Cártel de Sinaloa y en 2021 consolidó su alianza con el CJNG, liderando la célula de los Erres. Pero antes de llegar a la dirección estuvo su hermano mayor, José Antonio Beltrán Cabrera, el R4 y/o Lupe.

De acuerdo con reportes locales, el actual mando de los Erres ascendió tras el asesinato del R4, quien fue ejecutado en mayo de 2013. A partir de entonces la facción fue delegada al Javi y su medio hermano, Isaac Alhiu Chávez Cabrera, el Puma, el De los Tenis y/o el Alio, quien fue detenido en 2015 y está acusado en la Corte del Distrito Sur de California por narcotráfico.

Numerosos negocios no abrieron por el temor (Foto: Cuartoscuro)

Presuntamente, Javier Adrián Beltrán Cabrera ha operado desde la ciudad aledaña de Tijuana, en San Diego. Aunque es responsabilizado por múltiples asesinatos, aún no hay órdenes de captura en su contra. Cayó en 2011 por posesión de armas, pero actualmente opera para el CJNG, pues también han identificado sus incursiones en Guadalajara.

Algunos informes señalan al Javi como un líder violento, que no respeta viejas costumbres de pactos criminales y lo mismo puede incorporar a menores de edad como vendedores de droga. Lo mismo ordena el secuestro o asesinato de mujeres y niños.

Los Erres a su mando primero operaron como secuestradores, después conformaron una célula de sicarios, líderes de narcomenudistas y brazo armado de una facción del Cártel de Sinaloa. Fueron fundados por el R4 en 2006 bajo las órdenes de Teodoro García Simental, el Teo y/o el Tres letras, quien en 2008 rompió con el Cártel de Tijuana para disputar la plaza a Luis Fernando Sánchez Arellano, el Ingeniero.

Para ese entonces había sido detenido Eduardo Arellano Félix, el Doctor. El Teo se empoderó para controlar las actividades criminales ante la ausencia del último líder de la dinastía criminal y desató una ola de violencia en la ciudad fronteriza que lo llevó a su captura en 2010.

Al menos 17 presuntos agresores han sido detenidos por los narcobloqueos en Baj California (Foto: Facebook)

Así fue como los Erres se reacomodaron con José Antonio Soto Gastélum, el Tigre, del Cártel de Sinaloa, con quien están ligados en la última década. Pero desde hace un año y medio, Javier Adrián Beltrán Cabrera es un representante para los intereses del CJNG en Tijuana y la costa de Baja California.

Supuestamente el Javi extiende sus órdenes desde Estados Unidos, donde se presume que radica y es originario. Actualmente es investigado por diversos multihomicidios en el este de Tijuana de julio y lo que va del mes. También se indaga su responsabilidad en el asesinato de Hermes García Santoyo, agente ministerial ejecutado en un autolavado de la ciudad fronteriza.

Reportes locales indican que el operador del Cártel Jalisco Nueva Generación también estaría vinculado con amenazas en narcomantas contra la gobernadora Marina del Pilar Ávila, como contra el fiscal Ricardo Carpio, cuyos desplegados fueron colgados en marzo pasado.

Hasta la tarde de este 13 de agosto, las autoridades federales reportaron el arresto de 17 personas que participaron en los 24 narcobloqueos registrados en Tijuana, Mexicali, Ensenada y Playas de Rosarito. Al menos dos hombres y una mujer de esa lista fueron identificados como integrantes del CJNG.

Armando Ayala Robles, alcalde de Ensenada, confirmó a la prensa que en las reuniones de seguridad con la gobernadora fueron reportadas líneas de investigación que apuntan presiones del llamado cártel de las cuatro letras. Incluso señaló que los munícipes recibieron mensajes amenazantes de la misma organización criminal.

Por ahora, el Javi de los Erres es el primer sospechoso, pero no se vislumbra su captura después de años de liderar la ola de violencia en la entidad.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.