José Guadalupe Tapia Quintero, el Lupe, uno de los principales operadores de Ismael Zambada García, el Mayo, ha sufrido so golpes singnificantes en los últimos dos meses, incluida la detención de su heredero que seguiría en la exportación de drogas para el Cártel de Sinaloa.

Lupe Tapia es un capo de alto rango en la organización del crimen transnacional y fue identificado por la Administración del Control de Drogas (DEA) desde febrero de 2013, cuando fue acusado por un gran jurado federal en la corte de Arizona, por cargos que implican el envío de metanfetaminas y lavado de dinero.

A partir de esa fecha era ubicado como miembro estratégico del Cártel de Sinaloa con su red de empresas de autobuses y camiones con remolques en México. De acuerdo con investigaciones reveladas por la DEA, este sujeto era coordinador en el transporte de estupefacientes hacia la frontera norte del país desde el bastión del grupo criminal.

“Tapia Quintero usó sus negocios para mover grandes cantidades de metanfetamina a la vez desde el interior de México hasta la frontera entre EE. UU. y México, incluida Arizona”, indicó la agencia antidrogas hace nueve años.

Aquel entonces, la DEA indicó que Lupe Tapia controlaba rutas de trasiego hasta puntos de la frontera suroeste de Estados Unidos. Las indagatorias que permitieron acusarolo contemplaron el decomiso de 67.3 kilos de metanfetaminas, 30 kg de cocaína, más de 770 mil dólares y tres arrestos.

Aunque ya era identificado por esas actividades criminales, todo indica que el Lupe Tapia siguió actuando bajo el mismo esquema sin ser molestado durante casi una década. Al menos se ha registrado que las acciones delictivas continuaron hasta el pasado 28 de junio, cuando cayeron tres hombres que conformaban su personal operativo.

Hace siete semanas, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana presumió los cateos del Ejército, Centro Nacional de Inteligencia y Fiscalía General de la República, quienes desplegaron revisiones en Culiacán para capturar a quienes colaboraban con el operador logístico del Cártel de Sinaloa.

“Lo importante aquí es que se aseguraron 25 vehículos dedicados a la logística criminal de movilización de estas sustancias ilícitas”, apuntó el subsecretario de la dependencia federal, Ricardo Mejía Berdeja.

El dato pasó casi desapercibido, pero no se trataba de un decomiso cualquiera, pues los automóviles no eran de lujo ni para movilidad personal. Solo se apuntó que eran afectaciones contra el cártel sinaloense que se ha consilidado en México en las últimas tres décadas.

Durante las revisiones de inmuebles vinculados con Tapia Quintero, los agentes federales inacautaron hasta 10 tráileres y nueve camionetas usadas para la movilización de drogas. También aseguraron 8 mil 500 pastillas de fentanilo, una máquina pastilladora y 2 kilos de precursores químicos.

De ese tamaño son las posibilidades del operador del Mayo Zambada y tal como apuntan las intervenciones de este año, contaba con la misma capacidad que en 2013, cuando la DEA informó de los cargos en su contra.

Las acusaciones que enfrenta el originario de Sinaloa incluyen conspiración para distribuir con la finalidad de importar, además de poseer para distribuir metanfetaminas. Sus acciones delictivas también son por encubrir el blanqueamiento de capitales, presuntamente, de las ganancias obtenidas en el narcotráfico.

Heibar Josué Tapia Salazar, hijo de 'Lupe' Tapia Quintero, fue detenido la tarde de este lunes 22 de agosto. (Foto: Especial)

En enero de 2014 se reportaron otras imputaciones contra Lupe Tapia, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluyó en su llamada lista negra, al designarlo cabecilla extranjero del narcotráfico, la Ley Kingpin.

Doug Coleman, quien entonces era encargado de la DEA, añadió que operaba para el Mayo Zambada en el transporte de marihuana y cocaína hacia Arizona, además de California. Así lo determinaron investigaciones encabezadas por la División de Campo de Phoenix.

Además, la agencia norteamericana apuntó que Tapia Quintero también favorecía a una célula de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, para quien transportaban cocaína, marihuana y metanfetamina con tractocamiones desde Sinaloa hasta Tijuana, Baja California.

Ahora la Secretaría de la Defensa Nacional ha reportado que el Lupe Tapia de 51 años ya tenía un sucesor natural en Heibar Josué Tapia Salazar, su hijo capturado tras un fuerte operativo en la colonia Bachigualato del municipio de Culiacán.

Según los informes consultados por Infobae México, la detención ocurrió a las 11:35 horas en el bastión del Cártel de Sinaloa. Tapia Salazar iba acompañado de un sujeto no identificado, a quienes decomisaron pastillas de fentanilo (en cantidades no especificadas), un vehículo y un arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

La captura trascendió al punto de que la Sedena se refirió al Mayo Zambada por primera vez en muchos años en un comunicado oficial. Aunque cayó uno de los herederos en la estructura criminal, aún no se establecen mayores afectaciones para impedir que el aliado de confianza en el cártel transnacional siga operando con su red de transportes.

Tras la detención, los militares trasladaron a los sujetos a las instalaciones de la Fiscalía General de la República, delegación Sinaloa, para que las autoridades ministeriales definieran su situación legal y realizaran los estudios periciales sobre los objetos asegurados. De manera preliminar, medios con presencia local informaron que el hijo de Lupe Tapia fue trasladado inmediatamente a la Ciudad de México vía aérea.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.