El líder de una prolífica y violenta red de tráfico de drogas con sede en Arlington, Washington, cerca de la ciudad de Seattle (Estados Unidos) se declaró culpable esta semana de delitos federales de drogas, armas y lavado de dinero, anunció el fiscal federal Nick Brown. César Valdez-Sañudo, de 36 años, se declaró culpable de conspiración para distribuir sustancias controladas, conspiración para cometer lavado de dinero y portar un arma de fuego en relación con un delito de narcotráfico. Valdez-Sañudo enfrenta un mínimo obligatorio de diez años de prisión y hasta cadena perpetua cuando sea sentenciado por el juez federal de distrito John C. Coughenour el 4 de octubre de 2022.

La red de narcotraficantes fue acusada en diciembre de 2020, luego de una larga investigación de escuchas telefónicas. Las fuerzas del orden incautaron grandes cantidades de drogas durante la investigación, incluida una carga de 49 libras de metanfetamina que llegaba al estado de Washington desde California. En total, las fuerzas del orden público incautaron aproximadamente 93 libras de metanfetamina, 15 libras de heroína, 35.000 píldoras sospechosas de fentanilo, 24 armas de fuego, aproximadamente $525.000 en efectivo y una cuenta bancaria valorada en $100.000.

Valdez-Sañudo era el líder del anillo de narcotraficantes. En mensajes a sus cómplices, habló de la violencia contra los miembros de la red sospechosos de robar cargamentos de drogas. Cuando fue arrestado en el Casino Snoqualmie, Valdez tenía tres armas de fuego en su vehículo, una con silenciador casero. Valdez-Sañudo les había dicho a otros que planeaba confrontar a un miembro de la red que tenía una deuda por drogas.

Cuando las fuerzas del orden registraron la propiedad de Arlington de Valdez, incautaron más de 27 kilos de metanfetamina, casi 6 kilos de heroína y casi 2 kilos de pastillas de fentanilo, la mayor parte enterrada bajo tierra. En el inmueble había 8 armas de fuego.

Las fuerzas del orden incautaron dinero en efectivo, cheques y el contenido de cuentas bancarias como producto del delito de drogas. Valdez planeó lavar fondos a través de casinos y mediante la compra de propiedades y vehículos. Los conspiradores intentaron evitar los requisitos de informes de transacciones bancarias haciendo depósitos por montos inferiores al umbral de $10,000.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.