La Guardia Civil investiga a dos personas por un delito de contra la seguridad vial en Madrid y en Ávila que se grabaron con teléfonos móviles mientras conducían vehículos a más de 200 kilómetros por hora, en uno de los casos en condiciones meteorológicas adversas, poniendo en gravísimo riesgo su integridad física y la del resto de usuarios de las vías.

El primero de los investigados es un menor de 16 años por un delito de conducción temeraria, con permiso para conducir ciclomotores, que conducía a más de 200 kilómetros por hora en la carretera M-410 (Arroyomolinos – Parla). A su lado, en el asiento del copiloto, se puede observar a un varón de 19 años de edad, quien resulta ser el titular de vehículo y quien graba los hechos. A esta persona, también se le investiga por un delito de conducción temeraria en calidad de cooperador necesario.

El segundo de los investigados es un conductor de un turismo por un delito contra la seguridad vial en la carretera CL-910 (Arenas de San Pedro, Ávila), por circular a 211 kilómetros por hora, por un vía cuya velocidad máxima permitida es de 90, llegando a realizar una maniobra de adelantamiento a más de 200 kilómetros por hora.

Apenas unos segundos después, atravesó un tramo regulado por una señal vertical que limitaba la velocidad máxima permitida a 80 kilómetros por hora, sin que en el vídeo, se perciba una aminoración de la velocidad, todo ello en condiciones meteorológicas adversas por la lluvia. Los hechos fueron grabados por la persona que ocupaba el asiento del copiloto y posteriormente se colgó en una conocida red social.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.