Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC) de la Región Policial Central, conjuntamente con agentes de la Unidad de Investigación de la comisaría de Manresa, han desmantelado una estructura criminal dedicada al tráfico de drogas que abastecía de marihuana y cocaína a poblaciones de la Cataluña Central, aparte de realizar envíos de droga a países centroeuropeos como Alemania. La investigación se saldó con 21 detenidos, dieciocho hombres y tres mujeres. A los arrestados se relaciona con los delitos de pertenencia a organización criminal, defraudación de fluido eléctrico, detención ilegal, contra la salud pública, y robo con violencia e intimidación.

La investigación se inició en enero del 2022 tras tener conocimiento de que los investigados estarían presuntamente relacionados con la detención ilegal de dos hombres, socios en una empresa de transportes de Manresa, a los que retuvieron, amenazaron y agredieron en un piso de la misma localidad. Los investigadores tuvieron conocimiento de una actuación por parte de las autoridades francesas, en la que intervinieron 158 kilos de polen de hachís en un vehículo que conducía el individuo que trabajaba como autónomo en la empresa de transporte de Manresa. Por estos hechos, el conductor del vehículo fue detenido.

Según ha podido constatar la investigación, los crecientes problemas económicos de la empresa comportaron que ambas víctimas accedieran a colaborar con una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y realizar envíos de sustancias estupefacientes ocultas en el tráfico legal de mercancías que realizaba la empresa entre Manresa en Alemania. Entre diciembre del 2021 y enero de 2022 se habrían realizado al menos cuatro envíos de droga, oculta entre la carga del transporte. Para dificultar una eventual acción policial utilizaban un coche piloto para detectar posibles controles o presencia policial. De hecho, eran los propios socios de la empresa quienes participaban en el transporte: uno de ellos lo hizo en tres ocasiones y el otro socio lo hizo en una cuarta.

El 20 de enero del 2022 la policía francesa interceptó uno de estos transportes. Entre la mercancía había 158 kilos de marihuana y resina de hachís. Los agentes detuvieron al conductor del camión. Uno de los socios de la empresa, que conducía el coche piloto de alquiler, pudo huir y regresar a Manresa. La pérdida de la droga, valorada en un millón de euros, generó tensión en la organización criminal para esclarecer lo ocurrido. Los investigadores vinculan directamente este hecho con la detención ilegal de ambos socios de la empresa para reclamarles la reposición del dinero.

La investigación ha podido acreditar que esta organización criminal abastecía de marihuana y cocaína a la Catalunya Central y que, además, exportaba a varios países del centro de Europa. El grupo estaba formado por unas quince personas, con un liderazgo claro y una estructura jerárquica delimitada con los roles y funciones perfectamente definidos: distribución de droga en el centro de Manresa, actos violentos contra personas a demanda de la organización, envíos de droga al extranjero, montadores de plantaciones, gestiones administrativas o contravigilancias policiales. Es importante remarcar que los integrantes del grupo criminal tomaban muchas medidas de seguridad para tratar de blindarse ante cualquier acción investigadora de la policía.

Las pesquisas policiales han evidenciado que los investigados no disponen de ningún trabajo conocido ni remuneración obtenida de forma legal aunque, en el caso del líder del grupo, sí regentaba dos negocios legales en Manresa. La organización obtenía parte de la droga en ciudades del entorno metropolitano, o de la Cataluña Central como Vic, para después distribuirla a las comarcas centrales, o enviarla a otros países. Aparte, disponían de varias plantaciones interiores de marihuana. Los agentes también han constatado una práctica habitual de las estructuras criminales como la defraudación del fluido eléctrico en las plantaciones interiores, para evitar los altos costes de consumo energético que conllevan las plantaciones y así aumentar el beneficio del negocio ilícito.

Con toda la información recopilada por los investigadores, el 27 de octubre de este año se llevó a cabo un operativo policial con 27 entradas y registros, en las localidades de Manresa, Montmajor (Berguedà), Olesa de Montserrat, Santpedor, Sant Fruitós, Súria, Cardona y Sant Joan de Vilatorrada, donde se pudieron detener a un total de 21 personas.

Los investigadores intervinieron 1.500 plantas de marihuana, 1,2 kg de cocaína, 7 kg de cogollos de marihuana, 2 armas de fuego, 2 pistolas de aire comprimido, varias armas blancas; utensilios para gestionar plantaciones de marihuana como lámparas, básculas, envasadoras, ventiladores y extractores; 27.000 euros en efectivo, documentación diversa, dispositivos electrónicos y llaves de vehículos de alta gama. Los detenidos pasaron a disposición el pasado 29 de octubre y el juez decretó prisión provisional por dos de ellos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.