Sicarios de las Fuerzas Especiales Ratón fueron detectados al sur de la CDMX.

El terror de los Chapitos al sur de la Ciudad de México fue detectado hace dos semanas y media, cuando señoras a bordo de un taxi presenciaron cómo los sicarios privaron de la libertad a un habitante: entre disparos, rezos y precauciones transcurrió el pánico por la narcoescena.

De acuerdo con los reportes, el levantón ocurrió el 25 de junio en la colonia San Pedro Mártir, en la alcaldía de Tlalpan. Eran entre las 15:00 y 16:00 horas, según pobladores que tuvieron conocimiento de los hechos aquel día. De inmediato alertaron a sus vecinos y hasta la alcaldesa Alfa E. González lo supo.

Todo quedó registrado en un breve video de escasos 24 segundos, donde se aprecia que el taxista es quien tomaba las imágenes y este notó enseguida que no se trataba de agentes de la policía capitalina, como los miembros del Cártel de Sinaloa se hacían pasar ante narcomenudistas locales.

La grabación fue difundida cinco días más tarde. En redes ya había circulado la alerta sobre los civiles fuertemente armados y señalaron que sus áreas de operaciones comenzaron a identificarse en el Ajusco, Xicalco, San Andrés y Topilejo, correspondientes al área de Tlalpan.

Pero el clip tomado por el taxista fue clave. Los temores por presenciar a la distancia la privación de la libertad hizo que una de las pasajeras de la unidad del transporte público solo se encomendara a Dios, pidiéndole que los hiciera invisibles en ese momento y no fueran detectados por los operadores de los Chapitos.

Haznos invisibles en el nombre de Jesús, amén”, repetía la mujer, quien iba con otra acompañante, además del conductor. De acuerdo con los informes preliminares esto ocurrió en calle del Rosal, entre Clavel Sur y 5 de Mayo. A plena luz del día.

Bájalo, porque nos van a ver. Hazte para tras, muchacho, muchacho”, clamaba una chica al conductor, quien había advertido que tomaría imágenes sobre lo que estaba ocurriendo.

No son oficiales

Hazte pa’ tras, no veas, porque luego la traen igual con los taxistas, hazte pa’ tras, hazte pa’ tras, por favor

La señora seguía rogando al todopoderoso que los ocultara de los sicarios, mientras uno de ellos, el chofer, lanzó dos disparos al aire.

Información en desarrollo…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.