Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIC) de la Región Policial Metropolitana Barcelona, ​​junto con la Unidad de Investigación de la comisaría del Eixample, han desmantelado una organización criminal y han detenido a cuatro personas de edades comprendidas entre los 24 y los 32 años, como presuntos autores de delitos contra la salud pública, en su vertiente de tráfico de drogas.

La investigación se inició a través de un requerimiento judicial emitido por la Fiscalía Provincial Antidroga de Barcelona, ​​en cumplimiento de una Comisión Rogatoria Internacional proveniente de las autoridades judiciales de Suiza, donde se oficiaba a los Mossos d’Esquadra en la realización de diversas gestiones de investigación para comprobar la presunta actividad delictiva de un grupo de personas que regentaban una asociación cannábica, ubicada en el barrio de la Sagrada Familia de Barcelona, ​​amparándose en el marco legal de cobertura que les daba.

La asociación investigada se definía como organización sin ánimo de lucro y con el fin de fomentar un uso racional y responsable del consumo de esa sustancia. En este sentido, una vez acreditada la presunta actividad ilegal, y llevadas a cabo las entradas y pesquisas en los domicilios de los investigados, se pudieron recoger indicios que contradicen los estatutos donde se recogía esta presunta actividad de la asociación.

Los investigados vendían sustancias estupefacientes de forma indiscriminada a cualquier persona que accedía a la asociación. Seis de las nueve personas identificadas en el interior del local durante la entrada y pesquisa refirieron que eran turistas que se encontraban de paso en Barcelona y que por un precio que podía oscilar entre los 10 y los 20 euros se habían formalizado como socios y podían comprar y consumir en su interior. Sin embargo, también podían adquirir sustancias y llevárselas para consumir en el exterior del local. Aparte, el local tenía dos trabajadoras sin contrato laboral.

Según la Ley 13/2017, de 6 de julio, las asociaciones cannábicas deben disponer de un libro de registro de asociados y de un libro de registro de auto abastecimiento, donde deben constar qué cantidad de sustancias puede producir una asociación, el transportista que se encarga de su transporte, así como las cantidades, o la fecha de transporte, entre otros preceptos que controlan la trazabilidad de las sustancias que se consumen. En el marco de las entradas no se localizó ningún tipo de registro.

Por otro lado, los indicios recopilados durante la investigación indican que los investigados desarrollaban una actividad más propia del tráfico de drogas sin buscar, en ningún caso, las finalidades legales de promoción y uso controlado de los derivados del cannabis que promueven las asociaciones cannábicas.

El día 28 de julio, una vez recogidos todos los indicios que acreditaban la actividad delictiva de la asociación, los investigadores detuvieron a cuatro personas y realizaron dos entradas y pesquisas, en el local de la asociación y en otro inmueble. Se detuvieron a cuatro personas, entre las que se encontraban los dos principales investigados, de 32 y 27 años de edad y las dos trabajadoras del local que se encontraban desarrollando su trabajo sin ningún tipo de contrato.

Se da la circunstancia de que entre los detenidos no se encontrarían ninguno de los cargos de la asociación cannábica. Las personas que figuran como presidente, secretario y tesorero de la asociación, no han sido localizadas, ni siquiera detectadas por los investigadores mientras ha durado la investigación.

En los registros se localizaron 5 kg de marihuana, 1’7 de hachís y otras sustancias derivadas del cannabis. En total, la estimación del valor de la droga intervenida ascendería a unos 42.750 euros en el mercado ilegal. Asimismo, los investigadores localizaron cerca de 62.500 euros en efectivo, útiles y material para empaquetar al por menor la droga, y varios aparatos electrónicos y documentación relacionada con la actividad ilícita.

También fueron identificados varios usuarios del local, que se encontraban consumiendo en su interior, la mayoría de los cuales eran turistas que se encontraban de paso en Barcelona. En estos momentos, la asociación cannábica ha interrumpido indefinidamente su actividad. Dos de los cuatro detenidos pasaron a disposición judicial y el juez instructor de la causa decretó libertad con cargos. La detención de las otras dos personas quedó sin efecto y están a la espera de ser citadas por la autoridad judicial.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.