José N, alias El Chueco, tiene una alerta migratoria para evitar que abandone el país y enfrente a las autoridades por el presunto asesinato de 3 personas en Chihuahua
José N, alias El Chueco, tiene una alerta migratoria para evitar que abandone el país y enfrente a las autoridades por el presunto asesinato de 3 personas en Chihuahua

Trece personas relacionadas con José Noriel Portillo, alias “El Chueco”, responsable del asesinato de dos jesuitas, un guía de turistas y un jugador de béisbol en Chihuahua, han sido detenidas por las autoridades, de acuerdo con la información que dio a conocer la Subsecretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

El subsecretario de la SSPC, Ricardo Mejía Berdeja, detalló que de los 13 detenidos siete ya fueron vinculados a proceso penal por diferentes delitos. Detalló la detención de Alfredo Evaristo “N”, alias “El Chino”, quien ya contaba con una orden de aprehensión vigente por el delito de portación de arma de fuego exclusiva del Ejército.

“El Chino” y José Pablo M., alias “El Barbas”, otro de los detenidos, habrían ayudado al “Chueco” a inhumar el cuerpo de Paul Osvaldo, uno de los hermanos Berrelleza Rábago, jugador de béisbol, hallado en una fosa clandestina el pasado 7 de julio en Cerro Colorado, ejido de Cerocahui.

Armando Berrelleza, hermano de Paul Osvaldo, fue localizado con vida y en buen estado de salud, informó el subsecretario. “Ellos fueron privados de la libertad, también por ‘El Chueco’, el día de los hechos en que asesinó a los párrocos y al guía de turistas”, explicó el subsecretario.

El subsecretario en la conferencia de prensa de AMLO (Foto: Presidencia)
El subsecretario en la conferencia de prensa de AMLO (Foto: Presidencia)

Con el apoyo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Guardia Nacional (GN) y la Secretaría de Seguridad Pública estatal, la FGE detuvo a “El Barbas” y “El Chispa” en el municipio de Urique. Según informaron las autoridades, el primero realizaba labores de “halconeo”, mientras que el segundo portaba un fusil AK-47, también conocido como “Cuerno de Chivo”, el cual es un arma de uso exclusivo del Ejército.

“Comentar que sigue la búsqueda y localización del sujeto apodado ‘El Chueco’, presunto autor material. Se espera que en los próximos días pueda ser detenido”, enfatizó Mejía Berdeja desde Palacio Nacional.

Asimismo, informó que durante el operativo de búsqueda del líder criminal, el miércoles 8 de julio las autoridades aseguraron 9 armas largas tipo fusil, cientos de cartuchos útiles y diversos cargadores, los cuales fueron localizados en un vehículo que contaba con reporte de robo.

José "N", alias "El Chueco"
José «N», alias «El Chueco»

“El Chueco”, nacido el 12 de mayo de 1992 en la comunidad de Urique, es un criminal ampliamente conocido para las autoridades estatales de Chihuahua. Ha estado relacionado con varios delitos de alto impacto y es considerado un objetivo prioritario para la policía de la entidad.

El pasado mes de mayo estuvo involucrado en el aseguramiento de 26 millones de peso, armas largas, droga y vehículos que fueron asegurados en el municipio de Urique.

Este cabecilla criminal también es buscado por su presunta participación en el homicidio del joven estadounidense, Patrick Braxton Andrew, asesinado en 2018. Según los reportes, el narcotraficante de “Gente Nueva” lo confundió con un agente de la DEA, tras escucharlo hablar en inglés.

Más de 30 elementos de la Fiscalía General del Estado fueron desplegados en la comunidad de Bahuichivo para dar con el paradero de este líder criminal. Sin embargo, las acciones fueron en vano.

“El Chueco” ha logrado burlar a las autoridades en al menos dos ocasiones, en una de ellas incluso elementos de la Fiscalía General del Estado acudieron a su domicilio para capturarlo, pero se encontraba resguardado por varios pistoleros.

También podría estar involucrado, de acuerdo con El Heraldo de Chihuahua, en la muerte de el activista Cruz Soto Caraveo, integrante del Colectivo de Familias Desplazadas Forzadamente de la Sierra Tarahumara, fue encontrado muerto luego de haber estado desaparecido en octubre de 2019.

De igual forma pudo haber estado involucrado en la desaparición, en octubre de 2019, de Javier Muñoz Pérez, Juan Antonio Martínez Martínez Parra y Rubén Flores Cisneros, quienes habían llegado a Chihuahua provenientes de Zacatecas para llevar a cabo un recorrido de venta de cobertores en el estado, incluida su región serrana.

SEGUIR LEYENDO:

Una pelea por un partido de beisbol, un secuestro y un escape: las horas previas al crimen de sacerdotes jesuitas
Encontraron los cuerpos de los dos sacerdotes jesuitas y del guía de turistas asesinados en Chihuahua
Prófugo de la justicia y homicidios en Urique: los crímenes de “El Chueco” que lo volvieron blanco de Javier Corral

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.