Una unidad de los famosos Sinchis de Mazamari, policías peruanos altamente especializados en la lucha antiterrorista y contra el tráfico de drogas, sirvió para incautar 400 kilos de cocaína a una red de narcotraficantes a la que se tuvieron que enfrentar, fusil en mano, en pleno río.

Los policías, que persiguieron a los narcos en el entorno fluvial, iniciaron un tiroteo cuando los narcos se dirigieron al margen para descargar el alijo e intentar escapar. Su pericia sirvió para que se viesen obligados a dejar atrás la mercancía ilícita, así como tres armas de gran potencia, todo ello decomisado. Los sospechosos consiguieron huir a través de la selva.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.