En Tarento, al Sur de Italia, los policías de la brigada móvil de la Polizia di Stato arrestaron a 5 personas, compitiendo entre sí, por posesión de drogas con fines de tráfico. Uno de ellos, supuesto jefe de otros, actuaba desde el balcón de su propia casa, donde se hallaba bajo arresto domiciliario por hechos similares.

Las investigaciones se inspiraron al tener constancia de un inusual ir y venir, en una antigua plaza de Taranto, de personas conocidas por los investigadores como consumidores habituales de drogas. El resultado fue una serie de acechos y observaciones para identificar a los traficantes de drogas que sacaron a la luz una actividad real de venta de drogas.

Apareció como elemento central la figura de un joven de 26 años que, desde el balcón de su casa, donde se encontraba bajo arresto domiciliario, daba indicaciones a otros jóvenes, quienes evidentemente se ocupaban del punto de venta, abasteciéndola de droga a través de un saco de yute. atado a una cuerda que bajaba del balcón.

Un hombre de 36 años, condenado, vigilaba constantemente el mercado y mostró una notable habilidad para esconder drogas siempre en diferentes lugares y desaparecer rápidamente cuando pasaban los autos de la policía.

Las ventas de la sustancia estupefaciente (cocaína y heroína) registradas fueron realizadas casi en su totalidad por el hombre de 36 años que se puso en contacto con los compradores, cobrando el costo de la dosis y sacando la sustancia de uno de los muchos escondites repartidos por la calle. carretera (hendiduras en las paredes o paquetes de cigarrillos).

En cambio, la preparación de la droga se llevó a cabo dentro de un edificio abandonado y al que se accedía a través de una puerta francesa colocada a una altura de tres metros. La tarea de preparar los «paquetes» para ser vendidos en el mercado fue encomendada a otro delincuente de 20 años, quien con destreza de acróbata subía sin ayuda de escaleras al interior del edificio, quedando el tiempo necesario para la envasado de las dosis.

Además de las detenciones realizadas, los agentes incautaron tres bloques de medio kilo de heroína en el edificio abandonado, herramientas y materiales utilizados para empaquetar, más un bloque adicional de una libra encontrado en un armario de la Municipalidad utilizado por el grupo delictivo como un depósito de almacenamiento.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.