Caro Quintero es acusado entre otros delitos, por la tortura y asesinato del agente especial de la DEA Kiki Camarena. (Foto: Archivo)
Caro Quintero es acusado entre otros delitos, por la tortura y asesinato del agente especial de la DEA Kiki Camarena. (Foto: Archivo)

La captura de Rafael Caro Quintero, el Narco de narcos, el pasado viernes 15 de julio en Sinaloa dejó una serie de incógnitas sobre su detención. Una de ellas era si la Administración para el control de Drogas de Estados Unidos (DEA) participó en este operativo.

Y es que cabe recordar que la agencia del Departamento de Justicia de los EEUU manifestó a través de un comunicado que el arresto del fundador del Cártel de Guadalajara era la “culminación del trabajo incansable de la DEA y sus socios mexicanos”.

A pesar de que el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, aseguró que ningún personal estadounidense intervino en su arresto, nuevos informes podrían confirmar el involucramiento de los servicios de inteligencia del país vecino.

Esta última captura se habría logrado después de 13 operativos fallidos, además de que el capo mexicano había sido identificado desde hace un par de meses por autoridades de EEUU, según comentó un alto funcionario de la DEA a la revista Proceso.

Un canino de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) dio con Rafael Caro Quintero entre matorrales de Sinaloa

De acuerdo con el funcionario estadounidense -de quien no revelaron su identidad-, la ubicación donde Caro Quintero se escondía fue detectada y confirmada desde semanas previas en un trabajo en conjunto con la Secretaría de Marina Armada de México (Semar). Con dichos datos, se procedió al diseño de operativos para su posterior captura, con el sigilo de que no se filtrara ningún tipo de información.

Fue así como autoridades estadounidenses comenzaron a viajar de manera constante a territorio mexicano. Durante un mes la Semar habría tenido 13 oportunidades para detener a Quintero; sin embargo, no fue sino hasta el décimo cuarto intento que se logró su aprehensión, según el medio citado con anterioridad.

Si bien la localización del capo se realizó gracias a servicios de inteligencia, el funcionario de la DEA aseguró que principalmente fueron a través de supuestas “traiciones” que dieron con el Narco de narcos.

Detalló que integrantes de múltiples cárteles del narcotráfico asentados en la región del Triángulo Dorado -localizado entre las sierras de Chihuahua, Sinaloa y Durango- brindaron mayor información sobre su paradero. Lo anterior a cambio de dinero.

Información en desarrollo…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.