En la provincia de Manabí, en una zona de Ecuador ubicada al Norte y al Oeste, de cara al océano Pacífico, la Policía Nacional efectuó una nueva acción contra el tráfico de drogas a gran escala, en este caso en la carretera.

Fue en el marco de la operación Espondilus, en la que los agentes dieron con un camión con modificaciones en su estructura con 410 paquetes rectangulares que dieron positivo para otros tantos kilos de cocaína. La droga fue hallada en una caleta perfectamente oculta y a la que se tuvo que acceder después de una minuciosa inspección y trabajo técnico.

Con la operación, las autoridades ecuatorianas asestan un nuevo golpe a las mafias que pretenden hacer llegar la cocaína a las terminales portuarias para su traslado a los mercados occidentales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.