En desarrollo de tres operaciones ofensivas contra el crimen transnacional del tráfico de drogas, la Armada de Colombia en un trabajo multilateral con autoridades de Ecuador y Estados Unidos, propinó un duro golpe a las organizaciones multicrimen, evitando que 2,5 toneladas de clorhidrato de cocaína que eran transportadas por aguas del océano Pacífico llegaran a su destino. Entre ellas destacó el hallazgo de un pequeño semisumergible biplaza con cerca de media tonelada de droga con un colombiano y un panameño a bordo.

La primera operación se llevó a cabo en aguas ecuatorianas con información de inteligencia de la Armada de Colombia, luego de realizar un detallado seguimiento a dos lanchas tipo ‘gofast’ que habrían salido con cocaína desde el departamento de Nariño, al parecer con destino a Centroamérica. Al recibir la alerta por parte de las autoridades colombianas, la Armada ecuatoriana desplegó sus unidades quienes iniciaron la persecución de las embarcaciones sospechosas, logrando la interdicción marítima a 137 millas náuticas al oeste de Manta – Ecuador y la interrupción en el transporte de 1.100 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Las otras dos operaciones se desarrollaron en aguas del océano Pacífico gracias a la combinación de capacidades de inteligencia de la Armada de Colombia y de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial del Sur – JIATFS, quienes realizaron la interdicción de dos embarcaciones que transportaban sustancias estupefacientes.

El primer esfuerzo operacional permitió la interdicción de una embarcación tipo semisumergible a 103 millas náuticas al suroeste de la Isla Malpelo, que habría zarpado desde el municipio de Mosquera – Nariño, la cual era tripulada por dos sujetos de nacionalidad colombiana y un panameño, la cual llevaba a bordo 496 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Posteriormente, en una segunda operación adelantada a 21 millas náuticas al noroeste de costa del departamento del Chocó, las autoridades realizaron la interdicción marítima de una embarcación que transportaba una tonelada de clorhidrato de cocaína, evitando que el alijo llegará a su destino.

Estos golpes al narcotráfico representan pérdidas superiores a los 69 millones de dólares para las organizaciones criminales transnacionales que delinquen en el Pacífico colombiano. Así mismo, gracias a la cooperación entre la Armada de Colombia y las autoridades de Ecuador y Estados Unidos, se dejaron de comercializar y distribuir más de 6,4 millones de dosis de cocaína en las calles del mundo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.