Agentes de la Policía Nacional han esclarecido un homicidio con arma blanca ocurrido el pasado mes de julio en El Ejido (Almería), y han detenido al presunto autor de los hechos. El cadáver de la víctima fue localizado en la cocina de su domicilio con tres heridas de arma blanca. La Policía Científica halló restos de ADN del detenido en una de las uñas de la víctima y en una colilla recogida en la basura. El detenido se dedicaba a robar a personas relacionadas con el tráfico de drogas y el consumo a pequeña escala aprovechando su trabajo como presunto terapeuta de drogodependientes.

Las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de julio, a raíz de la aparición del cadáver de un varón en su domicilio en El Ejido (Almería). La víctima presentaba tres heridas de arma blanca, dos de ellas en la espalda y una tercera en el oído. Además, la vivienda se encontraba revuelta, con los cajones abiertos, faltando la cartera y el teléfono móvil de la víctima, así como las llaves de la misma.

Los agentes se entrevistaron con un amigo y terapeuta de la víctima que residía en Roquetas de Mar -dedicado a la asistencia y tratamiento a drogodependientes- quien manifestó que su último contacto personal con ella había sido la mañana del día 12, horas antes de su muerte –que según el forense habría tenido lugar entre la noche del 12 y la mañana del 13 de julio-. Sin embargo, sus declaraciones se contradecían con otras evidencias obtenidas por los investigadores. Asimismo, los agentes observaron que presentaba heridas en ambas manos, lo que justificó diciendo que había estado trabajando recientemente en una finca.

Por otra parte, las gestiones practicadas sobre el teléfono móvil del fallecido constataron que fue utilizado en fecha posterior su muerte (concretamente a lo largo del día 14 de julio), empleando una tarjeta SIM a nombre de un tercero, que resultó ser un toxicómano también residente en Roquetas de Mar. Por este motivo, sería investigado y oído en declaración posteriormente. A los dos individuos les constaban antecedentes policiales; al primero de ellos por hurto, impago de prestaciones económicas y, este mismo año, por robo en el domicilio de un amigo al que le sustrajo cerca de 8.000 euros; el segundo, además de tener antecedentes por delitos contra la salud pública, era conocido como receptador de efectos sustraídos por toxicómanos que, posteriormente, venden o intercambian por estupefacientes.

Con el avance de la investigación, los agentes acreditaron que el presunto amigo y terapeuta de la víctima -que se encontraba en una situación económica complicada – estaba presuntamente relacionado con otros robos o intentos de robo en domicilios de personas relacionadas, en mayor o menor medida, con el tráfico de estupefacientes a pequeña escala.

Gracias a las gestiones realizadas por la Policía Científica, se pudo confirmar la existencia de ADN del detenido en una de las uñas de la víctima, así como en una colilla recogida de la basura. Por este motivo, y tras informar debidamente al Juzgado que entiende de los hechos, los agentes detuvieron al principal investigado el pasado 15 de noviembre.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.