Un grupo criminal especializado en tráfico de drogas, extorsión y usura detenido en la provincia de Frosinone, al Sur de Roma. La Polizia di Stato realizó 13 detenciones y 4 obligaciones de residencia, mientras que otras 5 personas fueron reportadas como responsables de los delitos. Todos ellos, según las autoridades, participaban en carreras de caballos ilegales que imitaban a las cuádrigas romanas en la vía pública, bien como ‘pilotos’, bien en las apuestas.

El territorio del municipio de Sora desde hace varios años ha sido escenario de varias investigaciones llevadas a cabo por los policías de la Brigada Móvil ha sacado a la luz dos facciones criminales, una perteneciente a una familia de origen Campania y otra de carácter puramente local con delincuentes locales a la cabeza, bien ramificados en el tejido social, capaces de acaparar la estructura criminal de la ciudad de Sora. Los dos grupos, después de un período inicial de colaboración mutua en la compra y venta de drogas, entraron en conflicto entre sí en un momento posterior, dando lugar a una verdadera batalla encaminada a adquirir el dominio total.La familia de delincuentes locales fuertemente arraigada en la ciudad de Sora y bien conocida por la población, quiso imponer su hegemonía absoluta, desencadenando violentas represalias, con incendios de vehículos y violencia física reiterada con el objetivo de obtener la exclusividad en la venta de estupefacientes.

El conflicto terminó definitivamente en octubre de 2020, cuando la Policía con la operación “Requiem” anuló la organización criminal de origen Campania al arrestar a 28 personas, responsables por diversos motivos de tráfico de drogas, extorsión y lavado de dinero.

Con la expulsión del grupo Campania se había creado un vacío de poder en la ciudad, permitiendo que el otro grupo criminal obtuviera el control total del territorio y de la vida social del pueblo, dividiéndose en dos grupos y constituyendo familiarmente una especie de ayuda mutua en el suministro de estupefacientes y en el reparto de los beneficios obtenidos de la gestión de sus actividades ilícitas, incluida la usura». Y fueron precisamente las ganancias de las transacciones las que permitieron a los sospechosos prestar dinero a tasas de usura a los muchos comerciantes y empresarios que se encontraban en dificultades económicas debido a la pandemia. La falta de pago semanal de los correspondientes intereses usurarios provocó graves consecuencias para las víctimas, obligadas por la fuerza de la intimidación a proporcionar almuerzos y cenas gratis al grupo.

En un caso, en una pizzería del centro, cuando el dueño se negó a darles comida y bebida gratis, los delincuentes orinaron en la entrada del local, en presencia de la numerosa clientela del lugar. Todos los sospechosos también están involucrados en carreras de caballos ilegales; son, de hecho, propietarios de caballos utilizados para concursos y conductores de los mismos.

En concreto, el 12 de abril de 2020, día de la festividad de Semana Santa, independientemente de la legislación nacional que impuso la prohibición de circulación por la emergencia epidemiológica del COVID-19, una decena de miembros de la familia organizaron una carrera ilegal de caballos en una calle del centro de la ciudad; todos documentados con videos tomados de sus teléfonos móviles y publicados en la web, creando una gran publicidad en los medios.

En la ocasión, la respuesta pública del entonces alcalde de Sora provocó la inmediata reacción de los protagonistas del reprochable episodio al publicar en las redes sociales un vídeo, caracterizado por una clara connotación amenazante, en el que se reproducía la imagen del alcalde seguida de la visión de un ataúd llevado por hombres negros.

En el transcurso de la actividad investigativa, los policías también descubrieron cómo la familia, al instalarse en el territorio, había construido ilegalmente varios artefactos utilizados para el abrigo del ganado sobre los que colgaba un decreto de decomiso y faenamiento que nunca se llevó a cabo. En marzo de este año el escuadrón móvil con el aporte de la Policía Local del Municipio de Sora procedió a ejecutar las órdenes de demolición de las estructuras ilegales, que entre otras cosas eran utilizadas no solo para el abrigo del ganado sino también como lugar de reunión para la planificación de actividades ilícitas.

En el transcurso de la investigación, 5 personas fueron detenidas en acto delictivo por detención con el propósito de tráfico de heroína y cocaína. La unión y la compacidad consolidada del grupo hicieron que la investigación fuera muy compleja también porque los miembros se comunicaban única y exclusivamente en el difícil de entender idioma «romaní».

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.