Autoridades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de Venezuela prosiguen con su lucha para reducir en la medida de lo posible las actividades de tráfico de cocaína que se desarrollan en su territorio y que, según ellos, tienen como protagonistas a criminales procedentes de Colombia.

En esa línea, operan para proteger el espacio aéreo de los narcovuelos que transportan la droga por Sudamérica y eliminar las pistas clandestinas de aterrizaje que construyen los sindicatos del crimen.

Un ejemplo de ello se produjo en últimas horas con la destrucción de una aeronave Sabreliner matrícula XB-RXG proveniente de México y con destino al aeropuerto Reina Beatrix, en Aruba, que «cambió rumbo e ingresó ilegalmente al espacio aéreo venezolano, siendo inutilizada por el sistema defensivo aeroespacial integral en pista clandestina en el estado Zulia», aseguran las autoridades venezolanas.

Por otra parte, las fuerzas armadas de Venezuela detectaron y destruyeron un gran campamento presuntamente gestionado por disidentes de las extintas Farc, dedicado al tráfico de drogas provenientes de Colombia y a la organización de pistas clandestinas en el sector Mata Negra, municipio Pedro Camejo, en el estado Apure.

«Nuestro territorio no será plataforma del narcotráfico», declaran las autoridades y, en su nombre, el comandante operativo Domingo Hernández Lárez.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.