La Guardia Nacional Bolivariana mantiene su férrea política de control y vigilancia de las zonas fronterizas en las que, según ellos señalan, operan los Tancol, apelativo que emplean para señalar a organizaciones transnacionales que cruzan la frontera desde Colombia para traficar con drogas. En el caso de la cocaína, uno de los sistemas más utilizados son los narcovuelos que aterrizan en pistas clandestinas.

El último ejemplo de ello, según expuso este domingo el alto cargo venezolano Domingo Hernández Lárez, fue la destrucción de uno de estos aviones con explosivos controlados en plena pista clandestina, dando así un nuevo golpe a las redes del crimen organizado.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.